Atribución y tasación de obras de arte, antigüedades y objetos de colección

 

El creciente mercado de piezas de arte antigüo, moderno y contemporáneo está generando a su alrededor la necesaria aparición de expertos certificadores de obras, cuyas sentencias se consideran avales imprescindible para que la obra pueda salir o no a la venta.

Regularmente el propietario de una obra de arte carece de los conocimientos específicos sobre esta, como su valor comercial, su autoría, su origen o procedencia -más allá de su último cedente- careciendo también de comprobantes documentales sobre la misma.

La tradicional teoria de que lo importante es la obra por si misma, ha sido revaluada imponiéndose ahora el criterio técnico que señala con rigurosidad que el valor económico de una obra de arte está íntimamente ligado a la comprobación certera de su autenticidad y esta se obtiene por medio de un proceso de certificación de su autoría realizado por una institución vigente y competente, que a su vez pueda dar fe notarial de su procedencia y de su tradición de propiedad, información con importancia capital en la valoración y tasación de una obra de arte.